Las estaciones de esquí más lujosas de Europa

Se quedan en Europa algunos de los destinos de esquí más tradicionales y lujosos. Echa un vistazo a los detalles en Italia, Francia, Suiza y Austria.

St. Moritz, Suiza

St Moritz
St. Moritz es referencia de lujo, elegancia y tradición.

Primera ubicación geográfica a convertirse en una marca registrada, St. Moritz brilla no sólo por su destaque en los deportes de invierno o por el sol que ostenta en su símbolo. Poco a poco, la estación elevó el estilo de vida alpino a otro nivel, con una agenda llena de eventos de repercusión mundial, hotelería de alto nivel y restaurantes gourmet premiados, incluyendo seis estrellas por la guía Michelin. Junto con ellos vinieron las marcas, que se concentran en las vitrinas de Via Serlas: Louis Vuitton, Michael Kors, Bottega veneta, Gucci, Bulgari…

Lo que se ve es una elegante ciudad suiza en miniatura – y a 1,856 metros de altura. En medio de su arquitectura heterogénea, se encuentran desde construcciones históricas, algunas parecidas a castillos, hasta una casa diseñada por Oscar Niemeyer.

Esta estación de esquí es referencia de lujo, elegancia y tradición, buscada por el jet set internacional que busca glamour dentro y fuera de los 350 km de pistas. Hay un lago congelado que alberga competiciones de polo, cricket e incluso carreras de caballos durante el famoso White Turf, que tiene lugar anualmente desde 1907. Y los après-skis son muy divertidos.

DÓNDE QUEDARSE EN ST MORITZ

Badrutts Palace Hotel

Badrutt's Palace
El Badrutt’s se encuentra en un palacete del siglo XIX, frente al lago de St. Moritz.

En un antiguo palacete del siglo 19 frente al lago de Saint Moritz, el Badrutt’s Palace Hotel ha estado bajo el cuidado de la misma familia durante cinco generaciones. El servicio impecable comienza a la llegada, cuando los huéspedes son recibidos en el aeropuerto y conducidos en un Rolls-Royce hasta el hotel. Al mismo tiempo que es un hotel de lujo, Badrutt’s también es increíblemente Child-friendly: hay un parque al aire libre y con Rink de patinaje y también un club infantil que organiza clases de cocina, talleres de arte e incluso fiestas. Curiosidad: el cineasta Alfred Hitchcock era un huésped leal del hotel.

Carlton Hotel St. Moritz

Cuenta la leyenda que el Carlton Hotel fue construido originalmente para ser la casa de veraneo del zar Nicolau II. La historia nunca fue confirmada – y ni descartada -, pero es un hecho que sirvió de inspiración para el diseñador suizo Carlo Rampazzi, que renovó completamente el edificio de 1913. Con sólo 60 suites, este es ante todo un encantador hotel boutique central, donde el clima íntimo está garantizado. Sus pocos huéspedes disfrutan de amplias habitaciones con vistas al lago de St. Moritz, un restaurante dirigido por un chef estrellado y un spa que se distribuye en tres plantas, con derecho a saunas y piscinas. 

Kulm Hotel St. Moritz

Kulm Hotel
El Kulm Hotel es uno de los más tradicionales de St. Moritz.

Con 160 años de tradición, Kulm tiene su historia entrelazada con la de St. Moritz. La ciudad se convirtió en un destino invernal gracias al primer propietario del hotel, Johannes Badrutt, que animó a dos ingleses a ser los primeros turistas en conocer el destino en esta estación del año. Además de tener algunas de las habitaciones más elegantes y tradicionales de la estación, cuenta con una infraestructura completa que incluye piscinas interiores y exteriores climatizadas, spa de dos mil metros cuadrados, club infantil y cinco restaurantes diferentes, siendo uno de ellos protagonizado por la guía Michelin.

Courchevel, Francia

Courchevel
Courchevel tiene una de las mayores concentraciones de hoteles de cinco estrellas de Francia.

Courchevel se divide en cuatro niveles según la altitud y, su parte más alta es también la más destacada: Courchevel 1850. Es ella la que hace que la estación sea considerada la más lujosa de Europa y, por tanto, tenga un lifestyle muy propia.

Junto con Méribel y Val Thorens, Courchevel forma parte de la mayor zona esquiable del mundo. Conocida como Le Trois Vallées, esta región se destaca en el ski off-piste al mismo tiempo es un paraíso para quien prefiere quedarse dentro de los circuitos: los tres valles están interconectados por 166 lifts y 600 kilómetros de pistas.

Para dar la bienvenida a los esquiadores, Courchevel posee una de las mayores concentraciones de hoteles de cinco estrellas de toda Francia. La cantidad de restaurantes con estrellas Michelin también es impresionante: son 6 casas en total, una de las cuales tiene la puntuación máxima de 3 estrellas. Aquí, incluso los restaurantes de las pistas son gourmet.

Por si fuera poco, la estación acumula tiendas de las mayores marcas del mundo, siendo considerada como uno de los mejores destinos comerciales de los Alpes y el nombre de marcas de renombre también aparece en los numerosos spas. En medio de tantos superlativos y servicios impecables, es fácil entender por qué Courchevel sigue siendo la estación preferida del jet-set internacional.

DÓNDE QUEDARSE EN COURCHEVEL

Cheval Blanc

Además de ser un hotel ski-in/ski-out, el Cheval Blanc es sin duda el más lujoso de Courchevel. Cada una de las 36 suites y apartamentos tiene su particularidad, pero en común presentan la sofisticación en todos los detalles. Su restaurante, Le 1947, es el único con tres estrellas Michelin en la estación. En el spa, los productos son firmados por Guerlain.

L’Apogée Courchevel

El hotel ski-in/ski-out es todo pensado para las familias: además de habitaciones que se pueden conectar, acomodando mejor padres e hijos, tiene uno de los mayores kid’s club de la ciudad, con áreas divididas por grupo de edad. Para los adultos, el spa hace tratamientos firmados por La Prairie y hay dos buenos restaurantes. Cuenta con 53 suites y dos chalets y está junto a la antigua rampa olímpica de saltos de esquí. 

Le K2 Palace

Situado al pie de la pista Cospillot, el hotel ski-in/ski-out cuenta con 29 habitaciones y 5 cabañas privadas, todas muy espaciosas y equipadas con las mejores tecnologías. Allí está el restaurante Le Kintessence, galardonado con dos estrellas por la guía Michelin, y el goji Spa, que utiliza productos de la marca suiza Valmont. También merece destaque el Kids Club, con videojuegos, simuladores e incluso pista de baile sensorial.

Zermatt, Suiza

Zermatt
Está en Zermatt el famoso Matterhorn, pico homenajeado en el embalaje del Toblerone.

La experiencia de estar en Zermatt es especial desde la llegada. Sólo pequeños taxis eléctricos y carruajes tirados por caballos tienen permiso para circular por el pueblo, donde viven poco más de cinco mil habitantes. En el camino al hotel, usted pasará por calles pequeñas, flanqueadas por típicas chalets alpinos – algunos de ellos, construidos hace más de 200 años. 

Aislado de las elevaciones vecinas, hay un pico que sobresale desde cualquier ángulo: el Matterhorn, cuya punta ligeramente inclinada fue homenajeada en el envase del chocolate Toblerone. Con 4,478 metros de altura, este es uno de los principales símbolos de Suiza y el telón de fondo de las pistas. ¡Y qué pistas increíbles! Famosa por la abundancia y calidad de su nieve, Zermatt se divide en tres áreas distintas – Sunegga-Rothorn, Gornergrat-Stockhorn y Schwarzsee-Matterhorn – y se conecta con Cervinia en Italia. La mayor operación de heliski de Suiza se realiza aquí y es posible esquiar de enero a enero en el glaciar de Theodul, en el Matterhorn Glacier Paradise.

Al final del día, los esquiadores encuentran la comodidad de hoteles boutique, una vida nocturna animada y una cantidad considerable de restaurantes gourmet, cuatro de los cuales han sido premiados con estrellas por la guía Michelin.

DÓNDE QUEDARSE EN ZERMATT

Mont Cervin Palace

A su llegada a Zermatt, los huéspedes son llevados al Mont Cervin Palace en un elegante carruaje tirado por caballos. Este detalle da el tono de elegancia y la acogida del hotel, que se encuentra en la calle principal de la aldea. Además de las habitaciones decoradas en diferentes estilos, tiene una infraestructura digna de resort, con spa de casi dos mil metros cuadrados, un kid’s club y once opciones de bares y restaurantes, incluyendo un galardonado con una estrella por la Guía Michelin.

Cervo Mountain Boutique Resort

Único ski-in/ski-out de Zermatt, concilia las cualidades de un hotel cinco-estrellas con los servicios exclusivos de un hotel boutique. Tiene sólo 36 habitaciones divididas en seis chalets, cada uno de los cuales posee su propio spa, con sala de masajes y saunas secas y a vapor. La decoración, que mezcla elementos tradicionales alpinos con toques de modernidad, se acompaña de impresionantes vistas del Matterhorn.

Lech Zürs, Austria

En la hermosa región de Arlberg, en medio de los Alpes austríacos, está el pequeño pueblo de Lech, donde el clima típico de pueblo de montaña recibió un toque de sofisticación.

Al mismo tiempo que es frecuentada por el jet-set internacional, por miembros de la nobleza europea, campeones olímpicos y celebridades, la región mantiene un agradable clima low-profile.

A pesar del tamaño reducido, Lech concentra hoteles, restaurantes y bares de après-ski excelentes. A cinco kilómetros de allí, está Zürs, un pueblo aún más pequeño. Por la proximidad, los dos terminan funcionando como una estación única, pero no dejan de tener su individualidad. Zürs está lleno de edificios blancos con balcones de madera y ofrece una experiencia aún más tranquila, lo que la hace perfecta para las familias.

Su zona esquiable, en cambio, no tiene nada de pequeña. Lech y Zürs se conectan con otras 5 estaciones incluyendo la vecina St. Anton. Juntas, suman 305 kilómetros de pistas y más 200 kilómetros para freeriding, con nieve finita y abundante.

DÓNDE QUEDARSE EN LECH ZÜRS

Kristiania

Kristiania
Quien se hospeda en la Kristiania puede elegir entre cinco bares y restaurantes.

A pocos minutos de las pistas, tiene 29 apartamentos decorados individualmente: cada uno está inspirado en una cultura diferente, desde la francesa hasta las asiáticas. Los huéspedes también cuentan con un pequeño spa, además de cinco bares y restaurantes – uno de ellos sirve fondues y raclettes en un salón calentado por chimenea. El servicio de este hotel-boutique es totalmente personalizado: basta con informar a su equipo su deseo, desde vuelos en helicóptero sobre las montañas a picnics en la nieve.

Aurelio

Aurelio
El spa del Aurelio impresiona por el diseño en sus mil metros cuadrados.

Además de ser el único ski-in/ski-out de Lech, el Aurelio capricha en los servicios ofrecidos a sus clientes: mantiene un conserje disponible las 24 horas del día y organiza servicios de shuttle – ya sea en un encantador Bentley o en helicóptero. Cada uno de sus 18 alojamientos recibió un toque de diseño único – no hay dos habitaciones iguales. Un spa de mil metros cuadrados espera a los huéspedes después de un día en las pistas.

Gstaad, Suiza

Gstaad
Gstaad es una auténtica experiencia alpina, además de un paraíso gastronómico.

Una de las estaciones de esquí preferidas del jet-set internacional, Gstaad tiene como lema “suba y desacelere” y, además de los deportes de nieve, también ofrece una genuina experiencia alpina. Como destino de vacaciones, es una elección sofisticada, pero usted se sentirá inclinado a relajarse, ya sea cenando en uno de los restaurantes con estrellas Michelin o saboreando un picnic y apreciando el paisaje montañoso.

Gstaad es un paraíso gastronómico, con más de cien restaurantes que van desde espacios acogedores a aclamados templos gourmet. En sus calles no circulan coches y en los últimos años, el centro del pueblo se ha desarrollado de tal manera que su calle de tiendas, la más pequeña de Suiza, se ha convertido también en la más famosa.

En invierno, más de 220 km de pistas esperan practicantes de esquí y snowboard. El paseo por el glaciar Les Diablerets y el peak Walk by Tissot – un puente que conecta dos picos y permite ver, en días claros, el Matterhorn y el Mont Blanc.

DÓNDE QUEDARSE EN GSTAAD

The Alpina Gstaad

Es un refugio alpino discreto y tradicional con sólo 56 habitaciones para garantizar una atención exclusiva a los huéspedes. Alberga una extensa colección de obras de arte, restaurantes galardonados por la guía Michelin y uno de los mejores spas de la región, Six Senses. Está a 10 minutos a pie del centro de Gstaad y ofrece unas vistas preciosas.

Cortina D’Ampezzo, Itália

En el centro del pueblo de Cortina d’Ampezzo se encuentra la Basilica minore, con la icónica torre de la campana.

Sede del Alpine World Championships en 2021, Cortina d’Ampezzo es la estación de esquí más sofisticada de Italia. Su avenida principal, a Corso Italia, reúne tiendas, hoteles acogedores, restaurantes y delicatessens que invitan a un capuchino o chocolate caliente cremoso.

En el centro de este encantador pueblo en Véneto no circulan coches y por eso es tan agradable caminar. En el corazón de la villa se encuentra la Basilica Minore, con la icónica torre de la campana, que tiene 65 metros de altura. El après-ski es tranquilo y refinado – regado a buenos vinos de la región.

Cortina es la estación más famosa del Dolomiti Superski, un conjunto de 12 áreas de ski en las montañas Dolomitas que comprende 1.2 mil km de terreno esquiable y se puede explorar con un solo pase. Cortina sola tiene 120 km de pistas y sus montañas se dividen en tres áreas de esquí, cada una con características totalmente diferentes: Tofana-Socrepes, Faloria-Cristallo and Cinque Torri-Lagazuoi. Todos los niveles de dificultad son contemplados y hay aún atención especial para los niños: Baby Socrepes y Babby Guargne son dos pistas especialmente diseñadas para ellos, con inclinaciones suaves, lifts especiales y decoración de personajes animados.

DÓNDE QUEDARSE EN CORTINA D’ AMPEZZO

Rosapetra

El Rosapetra se llama así por el atardecer de la región.

El nombre de este hotel rinde homenaje a un fenómeno local, la puesta de sol rosa en las montañas Dolomitas o “enrosadira” en el dialecto local. El hotel fue diseñado por el diseñador milanes Carlo Samarati que se ocupó de cada detalle y cada ambiente priorizando la comodidad de los huéspedes. El restaurante La Corte del Lampone, que tiene maravillosas vistas a las montañas, presenta un menú regional y delicado, intensificado por esencias alpinas de la propia huerta.

Cristallo Resort & Spa

El Cristallo Resort & Spa tiene casi 120 años de historia.

¡Lujo, confort, gastronomía, ubicación privilegiada y mucha historia! Este es uno de esos hoteles que forman parte de la cultura local. Abierto en 1901, recibió figuras célebres como Claudia Cardinale y Brigitte Bardot y fue escenario de películas como 007 y La Pantera Rosa. Durante la primera guerra mundial, asumió la función de hospital militar y, a manos de los herederos de la familia Menardi, vivió una nueva era de prosperidad en la posguerra en 1947. Entonces, en la década de los 90, un empresario de Bolonia aceptó la tarea de traer a Cristallo de vuelta a su gloria y esplendor.

Leave a Reply